Home Paseos
Mar 28
Martes
Google

¿Quién está en linea?

Tenemos 31 invitados conectado(s)

Premios:

Web premiada con el Premio Internacional OX Calidad Web
Paseos - La Ruta 16 PDF Imprimir E-mail
Indice del artículo
Paseos
La Ruta 16
Lagunas
Laguna de Castillos
La Quebrada de los Higuerones
Reserva de Biosfera de la Humanidad
Todas las páginas

La ruta 16, que junto a la 14 es habitualmente llamada "camino del indio", pues se asoció el palmar al pasaje de los indios -, alcanza su mayor sugestión hacia el norte de Castillos, donde la presencia del palmar es mayor.
Muy cercano a la ciudad - 4 Km -, está el cerro Rocha o de Navarro, donde se encuentran la Cueva del Tigre y los restos del "cerco de piedra", el cual, supuestamente, fue el primer potrero de la región.

Ubicado en la falda meridional del cerro, el corral abarca 180 hectáreas y, con un extremo en la cumbre y otro en la base, forma una elipse. Aunque todavía es posible apreciar la magnitud de la obra, no conserva ningún tramo con la altura original estimada en 1,50 m, pues gran parte de las piedras de sus paredes fueron utilizadas para el arreglo de caminos y cimiento de construcciones vecinas. Se presume que el murallón fue levantado por españoles y tapes, con piedras arrancadas al propio cerro.

Sobre el kilómetro 22, está el cerro de la Lechiguana, en el que se conservan varios corrales de piedras y de palma.

Poco más adelante, como en una postal exótica, surgen espléndidas, centenarias palmeras, agrupadas por miles, en una de las máximas expresiones de los palmares de Castillos, con la Laguna Negra al fondo.

Cerca del kilómetro 32, al borde de la carretera y con el marco de la sierra de La Blanqueada, impacta a la vista un corral de piedra y palma. Puede apreciarse en detalle la forma en que las piedras se colocaban rellenando los espacios entre palmera y palmera.

Poco después del cruce de rutas 16 y 14, doblando hacia el noreste por la 14, es visible el más grande de los corrales de palmas de la región, definido como "mayor monumento de la ganadería rochense". Se estima que pudo albergar a 40.000 reses. Hace pocos años se contaron 785 palmeras en pie, de las 900 que lo formaron originalmente, ubicadas  tan juntas unas de otras, que los animales no podrían sacar la cabeza fuera del corral.

A siete kilómetros del cruce de las rutas 16 y 14, se llega al puente que atraviesa el espectacular bañado de los indios, reserva de flora y fauna de enorme importancia. El lugar es apto para la observación, pues es asombrosa la cantidad y variedad de aves y mamíferos que allí conviven: cisnes de cuello negro, amenazados gansos blancos, chajás, espátulas rosadas, patos de diversas especies y colores, gaviotas, teros, teros reales, cuervillos, garzas de variados tamaños y colores, cigüeñas, y muchas más. Es posible ver nutrias y carpinchos o aves rapaces, entre otros.*

En territorio rochense, la ruta 19 une Chuy con la Picada de Techera. El más conocido es su primer tramo, pues es el utilizado para acceder al Fortín de San Miguel, al cerro Picudo y al Área Protegida de los bañados de San Miguel. Hacia el norte de San Luis al Medio, atraviesa los menos visitados, pero igualmente interesantes, palmares de San Luis.

Allí se alternan bañados y arroceras con pequeñas construcciones de paja, típicas de la región. Presenta algunas características como los "tacuruses" - termiteros que afloran como pequeños montículos en los campos -, o la cría del cerdo pampa adaptado al bañado, y que pueden observarse entre la increíble variedad de especies de aves que habitan el lugar.



 

Home Paseos